La conciencia espiritual

Sri Sri Ravi Shankar, el creador de la Fundación El Arte de Vivir, visitó recientemente la Argentina. Estos son algunos de sus preceptos, que se practican en 142 países para hacer de la vida un ejercicio de crecimiento


Es el espíritu el que mantiene y sostiene la vida, es el que te hace fuerte y sólido y el que rompe los estrechos límites entre grupos sociales, creencias, religiones y nacionalidades. Es el que te hace consciente de que la vida está presente en todas partes. Unicamente tomando conciencia, elevando la conciencia, podremos eliminar las guerras y restaurar los valores humanos en el mundo actual. ¿Cómo lograrlo? ¿Cuáles son los principios para una vida espiritual?

Confianza

Tener confianza en uno mismo. Sin confianza no se alcanza la meta. La duda se opone a la confianza. Una vez que elimines lo negativo verás que lo positivo ya sucedió. Cuando la duda se despeja surge la confianza. Para lograr más confianza hay que entender la duda. Si observas la naturaleza de la duda verás que la duda siempre surge sobre lo positivo. Nunca dudas de lo negativo. Si alguien te dice "te quiero mucho", dices, "¿en serio?". Pero si alguien dice "te odio", nunca acotas, "¿de verdad?". Dudas de la honestidad de alguien, pero nunca dudas de su deshonestidad. Dudas de la bondad de algunos, pero nunca dudas de sus cualidades negativas. Considera tu duda un cuestionamiento a lo positivo, ten confianza en lo negativo, y así sabrás que si dudas de algo bueno ya tiene que haber ocurrido. Encarada de esta forma, la duda te permite avanzar. No digo que dejes tus dudas. ¡Duda tanto cuanto desees!, ¡duda con el ciento por ciento! Esto te ayudará a atravesar la circunstancia. Sólo una vez que cruces esta barrera de duda habrá progreso.

Deja de culpar a otros y a ti mismo

El viaje espiritual es un viaje hacia el ser, y cuando te culpes no querrás acercarte al ser. Sin acercarte al ser, al espíritu, te quedas en un viaje hacia la materia. La alegría derivada de la materia cansa y la alegría que te otorga el ser te eleva. Quizás encuentres cualidades negativas dentro de ti, pero no te culpes. Cuando te culpes, inevitablemente culparás a otros, ya que no podrás sostener por mucho tiempo que sólo tú eres culpable; entonces encontrarás una razón para escapar de esta situación y encontrarás a quien culpar. Esto produce odio. Cada vez que culpes a otro te estarás preparando para culparte a ti mismo. Hoy en día hay tanta acusación que se está arruinando la conciencia del mundo entero.

Admira a otros y admírate a ti mismo

Alabarse y alabar a los demás. El halagar a otros es un paso más para no culpar. El alabar aviva el espíritu, y la presencia del espíritu te eleva, eleva al otro, y a todo tu entorno. Al admirarte a ti mismo y a otros se genera un espacio dentro de ti que se llena de alegría. Si puedes alabarte a ti mismo no necesitarás que nadie te alabe. Muchos creen que alabarse es tener ego, pero no es así. De hecho, el ego no puede alabarse a sí mismo. Es más, el ego espera alabanzas de otros. Observa que, de cualquier forma, todos los halagos van a Dios. Si tienes ojos hermosos, ¿quién los hizo? Cada alabanza que te hagan es para el Creador. Cuando admiras y alabas se expande la conciencia. Algo dentro de ti se abre. El culpar contrae la conciencia. Como la dimensión espiritual es una expansión de la conciencia, de la mente, al culpar nos oponemos a esto. Alaba a alguien sinceramente y observa cómo te sientes.

Sinceridad

Sé sincero en todos los aspectos. No te engañes a ti mismo y no intentes fingir con los demás. La búsqueda espiritual sin auténtica sinceridad es vacía y no aporta ningún beneficio. La sinceridad trae paz, felicidad y alegría, que no podrás encontrar de ninguna otra forma.

Responsabilidad

La espiritualidad no es una elusión de la responsabilidad, sino una asunción de responsabilidad. Cuanta responsabilidad hayas tomado en tu vida, ésa es la medida del camino que has recorrido. Si sientes que es difícil lo que se te ha dado, ¡más se te dará! Muchos creen erróneamente que el ser espiritual es una escape del trabajo duro. No. El camino espiritual está marcado por actividad concreta y dinámica.

Dejar ir el pasado

Soltar el pasado. Ve todo el pasado como un sueño. Entonces alcanzarás el momento presente. Verás que no tienes que hacer ningún esfuerzo por estar en el presente. En el instante en que sueltes el pasado, la mente retorna al presente por sí sola. En el momento presente se aviva el espíritu; incluso una pequeña chispa se convierte en llama. Cuando te aferras al pasado, la chispa se cubre con cenizas. Quédate en el presente y sopla todas las cenizas del pasado.

Aceptación

Tienes que saber crear un entorno armonioso alrededor de ti. Quizá creas que el entorno te crea a ti, pero en realidad eres tú el que crea tu entorno. Date cuenta de que lo que es, es. Aceptar lo que ya es tiene dos aspectos. Lo primero es aceptar que el momento presente es inevitable. Lo que ya ocurrió, ya ocurrió. Si quieres que sea diferente, sólo podrá serlo al momento siguiente. Aceptando lo que ya ocurrió, te tranquilizas y puedes cambiar las cosas.

El segundo aspecto es aceptar a las personas como son. Cualquiera que sea su comportamiento, date cuenta de que es lo mejor que pueden ofrecer en ese momento. Sé analítico. Busca una posible explicación a sus acciones. Y simultáneamente asume la responsabilidad por las tuyas. De esta forma, la aceptación se transforma en algo dinámico y tu entorno se armoniza.

Confirmación de tu propia muerte

Comprender que te morirás un día. Como en lo más profundo de nuestro ser hay algo que nunca muere, no tomamos conciencia de nuestra propia muerte. La confirmación de la muerte te trae al momento presente y te aleja de todas las tentaciones que te mantienen lejos del presente. Cuando tomes conciencia de que te vas a morir, el futuro dejará de perseguirte.

La impermanencia de la vida

Reconocer la impermanencia de todo lo que existe, la impermanencia de situaciones, circunstancias, emociones y de la gente a tu alrededor. Saber que todo es impermanente eleva el nivel del espíritu. As, actuarás con más energía, entusiasmo y vigor. Creemos que al reconocer la impermanencia perdemos el entusiasmo y caemos en la apatía. No. La correcta comprensión de la impermanencia aviva el espíritu. Cuando se despierta el espíritu, te sientes elevado y surgen el entusiasmo y el dinamismo.

Confianza

Confía en la inteligencia infinita y suprema que ha formado toda esta creación, desde el despliegue cósmico hasta el juego entre átomos y moléculas. Sólo por la ubicación de los electrones algo se convierte en una flor y otra cosa se convierte en una piedra, una cosa más se hace oro y otra carbón. Observa que hay un sustrato, una base, una inteligencia superior que está sosteniendo todo, una unidad presente en toda la creación. Y ve que ésta tiene vida. No vemos el universo como algo vivo. Sólo vemos materia en todas partes; a la luz de nuestros ojos sólo existen los objetos. Sabemos que hay campos magnéticos en la creación, pero a menudo lo vemos como un campo muerto. La conciencia pura, que es la base de la mente, que es eso de lo que tú eres parte y de lo que todos son parte, eso es ese campo, y ese campo está vivo. Entender, aceptar y confiar en la inteligencia suprema que crea y sostiene todas las cosas.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

para my ser un lindo ser es tener la conciencia despierta aun que sea un poco.........

maria dijo...

Hola, soy Maria Jesús y me encanta tu blog. Espero poder leer todo lo que escribiste ya que me parece magnífico.
Una seguidora
Mª Jesús

Jose Luis Ganchegui dijo...

Gracias por tu comentario. Espero encuentres temas que te interesen. Si quieres algún libro digital que yo tenga te lo puedo enviar. Saludos
joseluis

Laura dijo...

Quiero decir que llegue a este sitio buscando una tarea ... pero en realidad he encontrado algo mucho mejor que me servirá en mi vida personal ...
Gracias por haber escrito estas cosas me hicieron reflexionar...
saludos :D
Laura

Jose Luis Ganchegui dijo...

Hola Laura. Me alegro que te hayan servido estos contenidos. Lo mas increíble es que todo esto y mucho mas aun, está dentro de tu propia sabiduría, simplemente estamos recordando. Reflexionar es una forma de recordar. Saludos :)
joseluis

Anónimo dijo...

Querido Jose Luis.Que dios el universo sigan iluminando tu camino y llenandolo de bendiciones!.
Gracias por compartir tu maravilloso trabajo
Encontrarte a ty, es como encontrar un tesoro!
Gracias,gracias,gracias.
Atte.Regina

Anónimo dijo...

COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
EN LA CONDUCCION DIARIA


Cada señalización luminosa es un acto de conciencia.

Ejemplo:

Ceder el paso a un peatón.

Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

Poner un intermitente.


Cada vez que cedes el paso a un peatón

o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


Atentamente:
Joaquin Gorreta 55 años